jueves, 24 de octubre de 2013

CC (Carne Caliente): Claudia Ciardone te la sopletea en el taller

“Ahora estoy solita” dice Claudia Ciardone mientras agarra las cadenas con ganas de que alguien le eche un fierro, “por la calle de lejos me dicen de todo, pero voy a bailar y nadie encara, todos arrugan.” Y a juzgar por el tatuaje en la ingle puede que no sea un problema de huevos sino de costos: “Tengo una mente para los negocios y un cuerpo para el pecado” dice la inscripción en la ingle. “Obvio que recibo ofertas de sexo por dinero” admite la rubia y afirma que con ella no siempre billetera mata galán. “Si sos cariñoso y sincero, de esos hombres que te cuentan todo, vas bien conmigo” explica Claudita, “el físico no importa, aunque es verdad que primero entrás por los ojos.” Pero a ella todos quieren entrarle por el orto. “La cola es lo que más me elogian y se usa, pero es para una persona especial” explica Ciardone, “no es para cualquiera, digamos que la cola es el premio máximo.”


L as tetas pezonean brillantes bajo las luces, la mano agarra las cadenas como si fueran una garompa de acero, los jeans cortados te invitan a meter mano para comprobar si más abajo hay pelos o bombacha, pero no te tires encima todavía, porque todo tiene un precio. “Obvio que me ofrecen dinero por sexo” dice Claudia Ciardone, “lo típico es que lo hagan con llamados anónimos ‘de parte de’ o ‘te hablo por’, eso nos pasa a todas las chicas, está la que agarra y la que no.” Y la pregunta de si agarra viaje se la deben haber hecho tantas veces que Claudita se tatuó la respuesta en la ingle: “Tengo una mente para los negocios y un cuerpo para el pecado” dice la inscripción que bajo el short revela el pesado gancho. Y en el negocio del pecado, la rubia es una de las mejores. “En la cama nunca fallo” asegura Ciardone a modo de garantía de servicio, “soy muy gauchita y nunca tuve quejas, al contrario siempre son elogios, te digo que en el sexo soy un diez, siempre trato de dar lo que mejor de mí.” Y eso incluye la cola, su posesión más preciada. “La cola es lo que más me elogian, estoy muy conforme yo también con ella, me gusta” dice la ex Gran Hermano, “la cola se usa, pero es para una persona especial, sino no hay manera. Digamos que la cola es el premio máximo.” O mejor dicho el precio máximo, porque obvio que el asterisco no está incluído en el servicio estándar. “La colectora no está negada, pero me tiene que motivar mucho la persona” dice Claudia y queda claro que aunque lo niegue, para ‘motivarla’ hay que tener mucha guita.
 
“Estuve con Tévez, Mouche, Fort y gente famosa, pero no tendría problema en estar con un tipo común, el problema es que en el ambiente que me muevo es difícil que conozca a un camionero ponele” explica la rubia, “también es difícil que el mecánico que tiene el calendario mío en el taller se anime a hablarme, a mí los hombres me encaraban más antes de ser conocida.” Y si querés que te sopletee gratis, el galán que gana sin billetera, ahora es un buen momento para probar. “Estoy solita, me siento bien estando sola pero no estaría mal enamorarme tampoco” anuncia Ciardone, “el problema es que voy a bailar y nadie te encara, todos arrugan. De lejos sí me dicen de todo, pero de frente nada.” Y la recompensa para el que se anime es grande. “Siempre acepto hacer lo que me piden en la cama” asegura la rubia, “salvo incluir a otra chica porque soy celosa, soy de cumplir las fantasías que tengas, lo hice en los médanos de Pinamar a las cuatro de la tarde con gente mirando, también en un ascensor. Ahora estoy libre y abierta a todo, no tengo problema en ir a cualquier lugar, un restaurant caro o a la Costanera a comer un chorizo.” Que sea el tuyo!





Claudia Ciardone sale a cabalgar en tetas como una versión más trola de Lady Godiva: a la rubia le encanta montarse arriba del pingo y se le nota. “El tamaño es importante” aclara la ex del chocolatero, “pero a veces por más que vengan bien no la saben usar.” Pero no importa porque Claudita sabe usar la lengua, que es todo lo que a vos te importa. “El sexo oral es mi mayor arma en la cama” asegura la rubia, “te dejo una marca que jamás se van a olvidar de mí.” Pero no desenfundes todavía, porque porque a Ciardone le gusta precalentar un rato antes de que se la pongan en la cara. “El hombre que no hace una buena previa no sabe nada de las mujeres” advierte Ciardone, “me gusta que haya mucho juego y mucho diálogo para conocer qué cosas te gustan y decirte también lo que a mí me excita.” Y lo que le excita a Claudita es justo lo que vos querés hacer: tocarla toda. “Disfruto mucho cuando me saben tocar, eso me calienta mucho, no lo puedo sostener” reconoce Claudita, “también me gusta probar distintas posiciones y armar cualquiera, como venga.”



http://josetorregrosa.files.wordpress.com/2011/09/mystical_fantasy_paintings_kb_wall_josephine-lady_godiva.jpg

@
http://www.notiblog.com/category/claudia-ciardone/

No hay comentarios:

Publicar un comentario